martes, 18 de diciembre de 2012

Dilo, y punto.

He pensado en hablar de ilusión, optimismo, energía, luces, sonrisas, encuentros, iniciativas, gestos, sorpresas, generosidad, proyectos, brindis, pim, pam, pum, fiesta, alegría, palabras, promesas...
Y he pensado en bajar al suelo para hablar de aglomeraciones, prisas, incertidumbre, prudencias, excusas, resignación, atascos, olvidos, excesos...
Hasta que he caído en que lo mejor es decirlo, sin más, sin tener en cuenta nada de lo anterior, y a ser posible, con mayúsculas, que parece que llega con más fuerza: FELIZ NAVIDAD.

2 comentarios:

  1. Navidad, Navidad, próspera Navidad?

    Pues feliz.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar